Tinga de Setas

Tinga de setas

Hay muchas cosas que le agradezco a Marthita, mi madre, pero una de las más importantes, es que se preocupó por enseñarme a preparar muchos básicos de la cocina mexicana casera. A partir de que entendí perfectamente cuáles eran los ingredientes, procedimientos y algunos secretos, me fue posible adaptar las preparaciones conforme a mis gustos y, por supuesto, experimentar.

Este bonito platillo surgió un día en el que mi antojo de tinga se juntó con medio kilo de setas que la misma Marthita aportó a mi despensa semanal (otra razón para amarla).

Es la preparación básica de la tinga así que, si no eres fan de las setas, puedes seguir todos los pasos usando carne deshebrada de pollo o de res. También puedes probar otras opciones vegetarianas… con zanahoria o con camote queda buenísima. 😉

Y pues, ahí va…

¿Qué necesitas?

  • 500 g de setas cortadas en tiritas delgadas. (Importante: Los hongos no se lavan, pues absorben el agua y si eso pasa, pierden sabor. Lo que hay que hacer es limpiarlas con un trapo de cocina limpio o con una toalla de papel, frotando muy suave para quitarles la tierra)
  • 1/2 cebolla blanca cortada en tiras muy delgadas.
  • 1 diente de ajo mediano picado en trozos muy pequeños. (Si odias pelar y picar ajos, como me pasó en algún momento de la vida, el ajo en polvo es también una buena opción).
  • 4 jitomates partidos a la mitad y sin semillas.
  • 1 o 2 chiles chipotles (dependiendo de tu preferencia por la comida picante).
  • 1 cucharadita de aceite de oliva extra virgen.
  • Sal y pimienta al gusto.
  • Un par de hojas de laurel.

 

¿Qué tienes que hacer?

Licúa los jitomates y los chiles con un poco de agua hasta obtener la consistencia de un puré y reserva.

En un sartén a fuego medio, asa la cebolla con la cucharadita de aceite de oliva hasta que comience a verse traslúcida. Es muy importante que no la descuides y que la muevas continuamente, para evitar que se queme.

Cuando sientas que la cebolla está casi lista, agrega el diente de ajo picado; también es fundamental que lo cuides muchísimo, porque si se quema, amarga la preparación.

Posteriormente, agrega las setas, una pizca de sal y pimienta y continúa mezclando. Cuando notes que las setas ya están suaves, pero no en exceso, vierte el puré de jitomate y chipotle, agrega las 2 hojas de laurel, mezcla y sube la flama hasta que comience a hervir, en ese momento, baja la flama nuevamente y deja que la preparación siga hirviendo por unos 10 minutos, aproximadamente. Mientras tanto, puedes ir verificando el sabor e ir agregando más sal y/o pimienta según te parezca necesario.

En cuanto el líquido se haya reducido y el color sea de un rojo intenso (señal de que el puré de jitomates ya se coció perfectamente), apaga la flama y siéntete orgullos@… ¡La tinga está lista! 🙂

Mi recomendación para comerla es en tostadas. Yo prefiero las que son horneadas, de maíz con nopal (Susalia es mi marca de confianza), les unto un poco de frijoles machacados, agrego la tinga y les pongo un par de rodajas de aguacate (porque el aguacate es amor).

Ojalá la prepares, la compartas con alguien muy chingón y la disfrutes muchísimo.

Si tienes cualquier duda o comentario, me puedes escribir por acá y con gusto te ayudo.

 

Buen provecho, siempre.

Besobai.

Lala

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s